viernes, 30 de noviembre de 2007

LA TERRIRORIALIDAD.


No todos los dinosaurios desarrollaban un comportamiento territorial. Muchas manadas de herbívoros, por ejemplo, formaban grupos cohexionados. Pero entre los carnívoros es muy posible que se dieran luchas por mantener un territorio exclusivo del individuo, o de la pareja en época reproductora. En esencia, se trata de delimitar y defender su coto privado de caza. Los límites del territorio se mantenían marcados mediante heces u otras señales olorosas y, una vez establecidos, se evitaban muchos conflictos. El comportamiento territorial estaría desarrollado de forma especial en los machos al inicio de la época reproductora.